Alimentos para prevenir enfermedades en vías respiratorias.

En la temporada invernal es importante prestar atención a las enfermedades en la vías respiratorias. Además de seguir ciertas recomendaciones como usar ropa de abrigo, lavado frecuente de manos, evitar cambios bruscos de temperatura, o estar en contacto directo con personas que presenten alguna infección respiratoria, se debe contar con una alimentación saludable, ya que dichas medidas ayudan al organismo a estar preparado ante alguna posible enfermedad.




1. Incluye alimentos que ayuden a mejorar la microbiota.


La microbiota son todos los microorganismos que se encuentran en el tracto respiratorio y gastrointestinal, incluir en la dieta ciertos alimentos ayuda a mantener en buen estado a los microorganismos buenos y por lo tanto, mejora la respuesta ante alguna posible enfermedad.

  • Consume dos o tres veces por semana leguminosas (frijoles, lentejas, garbanzos, habas, etc.)

  • Consume dos o tres veces por semana yogures naturales (sin azúcar), quesos frescos y bebidas elaboradas a base búlgaros.

2. Incluye alimentos ricos en Vitamina C y Vitamina A.


Las Vitaminas A y C ayudan a mejorar la respuesta inmunológica en el tejido pulmonar y en caso de algún resfriado puede disminuir la severidad de los síntomas.


  • Consume dos o tres frutas al día.

  • Consume verduras crudas o cocidas.

  • Consume una o dos veces cada 15 días, pescados, mariscos o hígado.


3. Incluye alimentos ricos en Vitamina D y Vitamina E.


Las Vitaminas D y E favorecen el desarrollo y activación de las de células capaces de combatir algunas infecciones, además de ayudar a fijar el calcio en los huesos.

  • Consume al menos una vez por semana pescados.

  • Consume de uno a tres huevos (con yema) a la semana.

  • Consume un puñado pequeño de semillas o granos al día (nueces, almendras, semillas de girasol, etc.)

  • Trata de tomar el sol por lo menos 15 minutos diariamente (ayuda a fijar el calcio en los huesos).

En todos los casos, mantener una buena hidratación es de gran importancia, consumiendo al menos 2 litros de agua al día, evitando jugos industrializados, refrescos y bebidas con azúcares añadidos.

Siguiendo algunas de las recomendaciones anteriores y haciendo visitas periódicas al médico se puede prevenir una enfermedad y por lo tanto, una posible complicación.


Fuente: Servicios de Salud Pública de la Ciudad de México

0 visualizaciones0 comentarios
logo_grid.png