La infertilidad

La infertilidad es un problema de salud mundial que afecta a millones de personas en edad reproductiva en todo el mundo. En México existen 2.6 millones de casos de infertilidad, y cada año se suman 180 mil casos según el Instituto nacional de estadística y geografía (INEGI).




La infertilidad es una enfermedad del sistema reproductor masculino o femenino definida por la imposibilidad de lograr un embarazo después de 12 meses o más de relaciones sexuales regulares sin protección.

La infertilidad primaria es la incapacidad de tener un embarazo, mientras que la infertilidad secundaria es la incapacidad de tener un embarazo después de una concepción exitosa previamente.


La infertilidad puede ocurrir debido a factores masculinos, factores femeninos, una combinación de factores masculinos y femeninos o puede ser inexplicable. Sin embargo, tanto para las mujeres como para los hombres, los factores ambientales y de estilo de vida como el tabaquismo, la obesidad, la ingesta excesiva de alcohol, y la exposición a contaminantes ambientales se han asociado con tasas de fertilidad más bajas.


A menudo se pueden encontrar tratamientos disponibles.

Evaluación de fertilidad en mujeres:

Al evaluar la fertilidad de una mujer, un proveedor de atención médica le hará preguntas específicas sobre su historial médico. Estos incluyen:

  1. Embarazos previos

  2. Abortos espontáneos previos

  3. La regularidad de su período menstrual.

  4. La presencia de dolor pélvico.

  5. Si tiene sangrado o secreción vaginal anormal

  6. Si tiene antecedentes de infección pélvica o cirugía pélvica previa.


La evaluación inicial también puede incluir un examen físico, que incluye un examen pélvico o una ecografía pélvica, una prueba de Papanicolaou y análisis de sangre para evaluar la salud en general. El médico puede buscar signos de producción de leche en los senos, lo que sugiere un desequilibrio hormonal y otros síntomas físicos del síndrome de ovario poliquístico y otras afecciones que afectan la fertilidad.


Un proveedor de atención médica también puede realizar las siguientes pruebas y evaluaciones de laboratorio:


Un análisis de sangre alrededor del día 23 del ciclo menstrual de la mujer puede medir la cantidad de una hormona llamada progesterona. Esta prueba puede determinar si ha ocurrido la ovulación y si los ovarios están produciendo una cantidad normal de esta hormona.


Las pruebas también pueden medir los niveles de otras hormonas que son importantes para la fertilidad. Los niveles de hormona estimulante del folículo (FSH) y hormona antimülleriana (AMH) en la sangre pueden ayudar a determinar la cantidad de óvulos restantes de la mujer. La FSH estimula la producción de huevos y una hormona llamada estradiol. Los niveles altos de FSH pueden significar que una mujer tiene insuficiencia ovárica o está en la perimenopausia o la menopausia. Los niveles bajos de FSH pueden significar que una mujer ha dejado de producir óvulos. La AMH se produce solo en los folículos ováricos, por lo que los niveles de AMH en la sangre indican la presencia de folículos en crecimiento.


Otras pruebas pueden incluir aquellas para examinar las trompas de Falopio y determinar si existe un bloqueo que impida el movimiento del óvulo desde los ovarios. También puede ser necesario examinar el interior del útero para buscar cicatrices, fibromas uterinos o pólipos.

Evaluación de fertilidad en hombres:

La evaluación de la fertilidad de un hombre incluye buscar signos de deficiencia hormonal, como aumento de la grasa corporal, disminución de la masa muscular y disminución del vello facial y corporal. La evaluación también incluye preguntas sobre el historial de salud del hombre, que incluyen:

  1. Lesión pasada en los testículos o el pene

  2. Fiebres altas recientes

  3. Enfermedades infantiles, como paperas.

  4. Deseo sexual bajo (libido)

  5. Un examen físico de los testículos y el pene permite identificar problemas, tales como:


  1. Infección, señalada por secreción o hinchazón de la próstata

  2. Hernia

  3. Tubos malformados que transportan esperma

  4. Deficiencia hormonal indicada por testículos pequeños o falta de vello facial y corporal

  5. Presencia de una masa en los testículos.

  6. Varicocele (venas anormales en el escroto)


Un proveedor de atención médica también puede pedirle a un hombre que le proporcione una muestra de semen para evaluar la salud y la calidad de su esperma.

Para dar una muestra de semen, se solicita al hombre que se abstenga de eyacular durante unas 48 horas antes de la prueba. Luego proporciona una muestra. Es posible que un hombre necesite proporcionar una muestra de semen en más de una ocasión, porque la producción de esperma puede variar con el tiempo según el estado de salud actual, las actividades y el nivel de estrés del hombre.


Otras pruebas pueden incluir:


  1. Medición de hormonas en la sangre, incluida la testosterona y la hormona estimulante del folículo, las hormonas tiroideas y la prolactina.

  2. Biopsia de testículo. Un proveedor de atención médica usa una aguja para extraer el esperma del testículo.

  3. Prueba genética. En los casos en los que no se encuentran espermatozoides o se encuentran muy pocos en el semen. Las pruebas pueden identificar anomalías cromosómicas que pueden causar la falta de esperma o provocar problemas de desarrollo entre la descendencia.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
logo_grid.png